Skip to content

Mi abuela y Proust.

enero 16, 2008

Siempre que pienso en Proust me acuerdo de mi abuela y no por que me inculcara el gusto a la lectura, que también, sino porque ella nunca me hizo magdalenas. Su especialidad eran las tostadas y la leche frita. Tostadas de sartén a la antigua usanza. Untaba delicadamente la mantequilla sobre los dos lados y colocaba la superficie sobre la sartén y mientras esa mantequilla se derretía poco a poco, mientras se doraba el pan inhalabas un olor, seguro mejor que el de las magdalenas de Proust, que se te metía por todas las glándulas y que hacía que la saliva empezara a fluir pensando en esa delicia cubierta de una exquisita mermelada. Esa sensación se acabó rápido,  en unos años sucesivos, en cuanto mi cuerpo empezó a desarrollarse los dulces comentarios de mi abuela empezaron a convertirse en reproches dirigidos a mi perfección física, unas veces por la exagerada ondulación de mis curvas y otras por la falta de ellas. Desde entonces esas tostadas nunca supieron igual.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: