Skip to content

Esa triste verdad que llega siempre.

abril 15, 2010

Parca de mierda que arrastras de mala manera. Sin acritud pero con tristeza, te llamo te pregunto, te pido explicaciones y tu no contestas, no te pronuncias, ni siquiera me miras, ni te dejas caer cerca. Lejos, muy lejos has ido y al débil te has lanzado, no lo entiendo.
Las lagrimas me resbalan y el sentimiento de incomprensión avanza, quiero pensar que es lo mejor pero no puedo. Me quedaba tanto, tanto por hablar, el miedo y la pereza dejaron que nuestros caminos se separaran y ahora es imposible retomarlo al menos aquí, en esta linea espacio temporal.
Me acuerdo de ese beso en tus labios con sabor a experimentación, a ver que pasaba, a ver que sentian nuestros cuerpos, me acuerdo de esas miradas tuyas extrañas que decían algo impenetrable, me acuerdo de como me descubrías grupos que ahora ya son imprescindibles, de como formabas parte de un descubrir que se ha ido perfilando en una personalidad, te debo, te debo tanto como a todos vosotros que formasteis parte de ese maremagnum que estaba tomando forma, de los peores y mejores años de mi vida de los primeros de los primeros conscientes. Ojalá te hubiera podido agradecer todo lo que tu presencia significó para mi, ahora ya es tarde. Espero que sientas al menos lo mucho que la gente se preocupó de ti, espero al menos que tu marcha fuera más tranquila que la vida de mierda que no te merecías.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: