Skip to content

Guadalupe se da un gusto.

junio 9, 2010

Guadalupe sonreía, sonreía mucho porque le parecía que era lo que tenía que hacer.  Lloraba en contadas ocasiones y casi nunca por cosas que le pasaran a ella, lloraba por una película o una canción bonita, la belleza en general abría una pequeña compuerta que no se le permitía a ningún ser humano.

Guadalupe se acostó pensando en Mario y cuando este la estaba violando, se acordaba de su cara lasciva, de su lengua hacia fuera.

PUERCO PERDEDOR DE ALMA PODRIDA…..

le daba lástima, pero tampoco la suficiente como para disfrutar. Se levantó se subió las bragas y salió por la puerta, tenía cita con el dentista y llegaba tarde, además el carnicero del barrio le prometió los filetes más tiernos de solomillo y hoy le apetecía darse un gusto.

Ilustración de Paulo Mosca

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: