Skip to content

La hermana de Guadalupe.

agosto 25, 2010

Sagrario Alejandra era la hermana de Guadalupe, era hermosa, de piel tersa, de caderas bien formadas, de pechos dulces y sonrisa de fresa ácida, volvía locos a todos los hombrecitos del barrio. Pero ella no estaba interesada en ningún muchacho, ella seguía jugando con sus muñecas de trapo y su pequeña virgen de barro que ella misma había coloreado con mucho amor. Virgen que adoraba y a la que todos los días antes de irse a trabajar a la maquiladora rezaba con mucho entusiasmo. Guadalupe la observaba con precaución pues no quería herir sus sentimientos pero ella no era tan creyente, así que esperaba a que su hermana terminara y juntas de la mano se marchaban a empezar su jornada de ensambladoras.

Sagrario Alejandra vista desde los ojos de Ken Niimura.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: